miércoles, 29 de julio de 2015

La generación del (no) amor

- Somos de la generación del no amor-
- Vos y tu cinismo aburren ya, B. ¿Y ahora a qué genial conclusión llegaste?
- Fácil, si me hubiese enamorado como me enamoré hace medio siglo, probablemente viviría con él para toda la vida-

No exagero, aunque la mayoría de la gente considere que lo hago siempre. Esta vez es en serio, me costó pero después de largas horas de debate llegué a esa conclusión. Ponele. Vivimos en una época dónde lograr mantener una relación es muy difícil, porque, básicamente, hay mucha oferta de absolutamente todo.

Tenemos que trabajar, estudiar, salir con nuestros amigos, estar con nuestras familias, hacer cursos, pasantías, tomar una café con la conocida que hace meses no ves, visitar a tus abuelos, a tus padres divorciados, ir al supermercado, al lavadero y sacar a pasear al pony. Y encima construir y mantener una relación.

jueves, 23 de julio de 2015

La tristeza

De vez en cuando esta bueno codearse con la nostalgia. De vez en cuando tengo la costumbre, algo masoquista, de bajar las vueltas y hacer un poco de introspección. Suelo decirle a la gente que soy muy reflexiva, pero es una gran mentira. No lo soy. Soy terca e impulsiva. Y después tengo que lamerme las heridas sola. 

A veces se me da por recapacitar, a veces hago catarsis en un blog, la gran mayoría, sin embargo, sigo como venía. Más en estos tiempos, donde precisamente si algo me escasea es el tiempo. Donde siempre hay algo más urgente que hacer, o alguien a quien ver, o un trabajo que entregar.

miércoles, 15 de julio de 2015

Con F de Flor y de Feliz Cumpleaños

- El 15 es mi cumpleaños-
- Si, Chus, ya lo sé-
- ¿Vas a escribir de mí?
- No ¿Por qué iría a hacerlo? Aparte seguro te enojarías-
- Yo me banco lo que venga bueno o malo- Me dijo, y con esa frase me compró.

Flor es una de esas chicas que aun padecen la maldición flogger. A los 15 años se eligió un sobrenombre para firmar el Fotolog de turno y aun hoy, diez años después, no puede sacarse esa sombra de encima. Flor es Flochus o Chus en su defecto. Y por mucho que le pese, ese apodo la sigue a donde quiera que vaya. 

Chus ya es licenciada, trabaja de lo que todos sabemos es su vocación, y tiene muchos proyectos propios. Pero siempre va a tener ese aire aniñado, medio inocentón, medio exasperante, que tanto la identifica en el imaginario mental del grupo. Podríamos atribuírselo a la maldición antes mentada, pero también se lo gana a pulso. Ella es la amiga de las preguntas ingenuas, que a todos nos desconciertan, porque en estos tiempos esa cualidad brilla por su ausencia. 

viernes, 10 de julio de 2015

Los Pretéritos Imperfectos


Hace un par de años escribía:

"Nos enamoramos y creemos que estamos destinadas a esa persona, que todo se dio tan perfectamente porque de alguna manera ÉL tiene que ser tu alma gemela, que su presencia en tu vida estaba designada, tal vez, por el destino; y que llegó el momento de vivirlo, de disfrutarlo, de aprovecharlo. 
Lo integras en tu vida, le presentas a tu familia, lo invitas a salir con tus amigos, a los cumpleaños, a las reuniones de trabajo, a las clases de pony... De repente esa persona invadió- bajo tu propio consentimiento- todos los aspectos de tu cotidianidad. Y vos los aceptas gustosa, porque es recíproco. Porque es una mutua decisión.

domingo, 5 de julio de 2015

Y vivió feliz, comiendo perdices

- Lo loco del amor para toda la vida es que dura considerablemente poco- le dije el otro día a una amiga.
- Estas enojada, ya se te va a pasar B.-
- No estoy enojada, pero me siento estafada. Disney debería hacerme algún tipo de reembolso por el daño emocional que me hizo-
- Siempre dijiste que te ibas a casar 8 veces, ya estabas fallada de antes-
- Por eso mismo! Así estaba bien, y me hicieron creer que necesitaba de un alma gemela para estar completa. Que fraude.-


Mi amiga rodó los ojos y agitó el aire con la mano en un claro gesto de desinterés. Yo suspiré, una costumbre fastidiosa que adquirí después de que se me rompiera el corazón. Terminamos de almorzar, agarró sus cosas y se fue. Pero la idea quedó revoloteando en mi cabeza. Desde que nacemos nos imponen la idea de que para sentirnos completos tenemos que formar una familia. Que sino hay amor, que no haya nada. Y que no serán felices pero tienen marido.


Tanto nos inculcan esas ideas que a los doce años ya soñamos con tener un novio o casarnos. Nos regalan un "bebe" para jugar a la mamá y una cocinita para que aprendamos a querer la vajilla desde chicas. Ufff, heavy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...